Vous êtes ici : Accueil / Littérature / Littérature latino-américaine / Littérature et perspectives civilisationnelles / El juego de los géneros en Wendy Guerra - Poesía

El juego de los géneros en Wendy Guerra - Poesía

Par Lucie Dudreuil : Etudiante - ENS de Lyon
Publié par Christine Bini le 01/02/2011
((Ropa interior)) es el último poemario de Wendy Guerra, publicado en 2008. Es como lo sugiere el título una propuesta poética íntima, con sello personal muy fuerte. Sin embargo, cobra dimensiones universales por la diversidad de temas y ambientes tratados. Los 43 poemas que contiene el poemario con títulos tan diferentes los unos de los otros reflejan este anhelo de crear un mundo poético total. La poesía de Wendy Guerra de resonancia erótica trastorna y juega con el género poético.

La Poesía : Ropa interior

Ropa interior es el último poemario de Wendy Guerra, publicado en 2008. Es como lo sugiere el título una propuesta poética íntima, con sello personal muy fuerte. Sin embargo, cobra dimensiones universales por la diversidad de temas y ambientes tratados. Los 43 poemas que contiene el poemario con títulos tan diferentes los unos de los otros reflejan este anhelo de crear un mundo poético total. La poesía de Wendy Guerra de resonancia erótica trastorna y juega con el género poético. – Nos interesa entonces analizar esta fusión constante entre lo íntimo y lo universal, entre la realidad y la ficción. La mezcla de esas dos dimensiones constituye el proceso creativo de Wendy Guerra. El juego con el género poético y su reconstruccióna través de la palabra erótica le permite a Wendy Guerra ejercer su libertad en la creación. – El análisis que sigue consta de tres partes que proponen una reflexión acerca de la concepción del género poético, de su deconstrucción y su reconstrucción en el poemario Ropa interior de Wendy Guerra.En un primer tiempo, la fusión entre lo íntimo y lo universal rompe con la dimensión romántica del yo lírico y el hecho de sellar la poesía femenina como una poesía esencialmente íntima y personal. Luego, la palabra erótica y las innovaciones formales contribuyen a la ruptura con el género poético tradicional. Finalmente, el juego literario con el género poético se convierte en liberación del yo poético.  

La poesía, ¿espacio exclusivo de lo íntimo?

El carácter íntimo del poemario surge desde el título "Ropa interior". Este título crea un "horizon d'attente"[1] vinculado con el género de la poesía lírica según la concepción y tradición romántica del tratamiento de los sentimientos, del estado de ánima, de lo interior e íntimo del yo poético. Al leer el título, el lector piensa que está frente a una poesía personal e íntima y lo vincula con el estereotipo de la literatura femenina "exclusivamente" centrada en lo íntimo. Con el estudio del paratexto, de los tres epígrafes iniciales, el lector se da cuenta de que el autor va a jugar con esta noción. El primer epígrafe sacado de las cartas de Anaïs Nin, una escritora norteamericana de origen franco-cubano conocida por sus diarios y por ser una de las primeras autoras en atreverse en el campo de la literatura erótica, ubica su poesía en la vertiente íntimo-erótica y confirma de momento el "horizon d'attente" creado por el título:

... El editor me regresó el libro diciendo: Madame, llévese toda su ropa interior, no nos interesa su libro... (8)

Al mismo tiempo, el epígrafe demuestra el riesgo que podría engendrar una poesía únicamente centrada en lo personal, o sea, el desinterés. – De la misma manera en el segundo epígrafe sacado de La Tierra baldía de T.S. Eliot, se presenta una situación muy íntima de una mujer sola en su cuarto:

Ella se vuelve a mirar un momento en el espejo, sin darse cuenta de que se fue su amante: su cerebro deja paso a un pensamiento a medio formar: Bueno, ahora ya está: y me alegro de que haya pasado. Cuando la hermosa mujer desciende a la locura y da vueltas otra vez por su cuarto, sola, se alisa el pelo con mano automática y pone un disco en el gramófono. (8)

Pero La Tierra baldía es una obra poética donde el sello personal entra en resonancia con las penas de la "generación perdida" que vuelve de la Primera Guerra Mundial, o sea, donde lo personal entra en fusión con lo universal. Eso puede dar a pensar, de manera analógica, que la poesía de Wendy Guerra no va a enfocarse de manera unilateral en lo "interior" sino que va a combinar las dos dimensiones. – El último epígrafe que viene de la recopilación de la obra poética de Reina María Rodríguez confirma la tendencia a mezclar lo íntimo personal con lo histórico universal. Aunque la poesía de Reina María Rodríguez es clasificada de sensual, la cita pone en evidencia el tema ambivalente de la memoria que puede ser personal o colectiva:

Yo era la guardiana de la ausencia
yla memoria no podía perdérseme... (8)

La diversidad de títulos demuestra un afán de universalidad donde aparece lo íntimo y lo colectivo. En efecto, éstos abarcan todos los aspectos de la vida como lo religioso "Salmo peninsular", lo climático "Nieve en La Habana", lo deportivo "Deportes de invierno", lo sensual y erótico con el título epónimo "Ropa Interior", lo histórico "Desde Pompeya", lo artístico "la actriz" así como "La orgía del viento" con las tres partes "trompeta", "Bajo" y "Piano" y hasta subrayan una reflexión metalingüística "Kaos se escribe con K". Ciertos títulos constan la fusión de lo personal y colectivo en sí como "Promenade por el museo personal" cuando el museo es el lugar emblemático de la conservación de la memoria colectiva.Los ejemplos quizás más claros de la gran universalidad del poemario son los casos de bilingüismo en los que ciertos poemas tienen un título francés como "Touche" o "Déclassée". – El paratexto que constituyen el título del poemario, los tres epígrafes y los títulos de los poemas orienta ahora el lector hacia una poesía más compleja que una poesía femenina puramente íntima. Y el análisis del texto poético va a confirma la orientación que dieron los epígrafes de fusión entre lo personal y lo colectivo. Para explicar este fenómeno vamos a centrarnos en el poema "Archivos consultados" que nos apareció como una ejemplificación de la fusión entre lo personal  y lo social.

He hallado mi foto en la crónica social del diecinueve
la máquina va amarrada a mi pecho llueve duro
allí mi memoria en cristal líquido aprisionando otros
recuerdos
archivos desérticos que explican
por qué te amo de un modo de este modo equívoco y
despiadado (61)

Desde el principio del poema el yo poético se ve vinculado con la sociedad a través de la expresión "la crónica social" y asociando los "recuerdos" íntimos a "archivos" que si pueden servir para custodiar elementos particulares, se utilizan también para los documentos públicos. Hasta el final existe esta asociación de los recuerdos personales con la memoria colectiva a través de nuevas imágenes pasamos de "archivos desérticos" a "archivos consultados" y "diarios".

Ahora que es el veintiuno no hallo tus ojos en mi abrigo
no aparezco en los archivos consultados
y por más que busque en los diarios si no estás Anaïs
no existo. (61)

Si el título del poemario puede dar a pensar que estamos frente a una poesía exclusivamente intimista, vimos a través el análisis del resto del paratexto y con el poema "Archivos consultados" que lo que prevalece más bien es una fusión entre lo íntimo y lo colectivo, entre lo personal y lo histórico universal. En este sentido es una poesía que rompe con la lírica romántica que ve el género como el medio de expresión de los sentimientos, de lo íntimo e interior del yo poético y que se inscribe en la tendencia contemporánea de cuestionamiento y de ruptura de las fronteras entre los diferentes géneros literarios. Escribiendo una poesía de tendencia universal rompe también con el estereotipo de la poesía femenina que tiene que ser "exclusivamente intimista".

La poesía y la palabra erótica

El poemario Ropa interior se encuentra bajo un tono mayoritariamente erótico. Desde el título hasta el enfoque subversivo pasando por los temas y un abundante campo léxico del cuerpo, todo contiene erotismo. El erotismo en la obra de Wendy Guerra no sólo es un tema sino que se convierte en una manera de escribir. A través del erotismo, lo que se busca es la subversión, el juego con el género literario y la realidad. – Si analizamos el campo léxico del poemario nos damos cuenta de que el que predomina es el campo léxico amoroso-erótico. Existen numerosas referencias al cuerpo del yo poético y del tú poético con enfoque en zonas tradicionalmente asociadas al erotismo como "las piernas" (10), "la boca" (11, 24...), "el sexo" (14, 23, 24)... o en zonas como "la espalda" o "las rodillas" que tradicionalmente no están vinculadas a una percepción erótica pero que en el poema sí cobran un sentido erótico:

Subiendo y bajando sobre el cuerpo del otro en planchas
Perfectas suspendidas
Derramados de espalda y de rodillas sudando todo el
Rumor que antes prometió al mar (14)

También son numerosas las alusiones a los sentimientos como el deseo (11, 21...), el placer sexual (10) y a todos los sentidos:

mis dientes no ablandaran otra piel que la tuya
mi olor se diluye en tu lavanda limpia (24)

No sólo el erotismo está presente como tema sino que la escritura de Wendy Guerra se convierte en escritura erótica en el sentido de subversión con respecto a la escritura poética tradicional. Si analizamos algunos rasgos formales nos damos cuenta de que transgrede totalmente las formas de la poesía tradicional.

Es bastante llamativa la trasgresión operada al nivel de la puntuación. El punto sólo lo utiliza para marcar el final del poemacon pocas excepciones y no se respeta tampoco el uso de la mayúscula a principio de verso. Las demás pausas se materializan por el uso masivo del blanco tipográfico que actúa a veces como un punto ya que las palabras siguientes tienen una mayúscula. Pocas veces aparecen exclamaciones e interrogaciones. Notamos una exclamación en el primer poema "Salmo peninsular", "¡Ay Marenostrum!" y tres preguntas ¿adivinan? ("Ropa interior", p. 27), "¿En realidad he sido bella" ("Apócrifo final de Ana Mendieta", p. 38) y "¿encuentras el perdón?" ("De rodillas", p.59). Además de explotar el poder sugestivo de los blancos tipográficos escribió dos veces palabras en mayúscula: una es una palabra rusa "KONIEC" (68) y otra la radio "WQAM" (73).

Al nivel de la versificación, utiliza el verso libre y muchas veces después de un verso bastante largo surge un unisílaba:

Para que sea por fin divino el placer de lo que no es sólo
Nuestro (10)

La utilización del verso libre se combina a veces con la integración de citas poéticas o narrativas. El poema "Ideas para siluetas" empieza por una cita de Ana Mendieta, artista cubana, como parte integrante del poema y el poema "Kaos se escribe con K" contiene una cita de Martina, personaje del poema, para el tú poético:

Martina ha dejado algo para ti
En la nieve hay un nido en el nido hay un huevo
en el huevo hay un pájaro en el pájaro una lombriz
en la lombriz una aguja en la aguja te dejo el cielo (33)

La poesía de Wendy Guerra adquiere entonces una dimensión polifónica característica de la novela. Sin ser una poesía narrativa como los Petits poèmes en prose de Baudelaire que buscaba "une prose poétique musicale sans rythme et sans rime, assez souple et assez heurtée pour s'adapter aux mouvements lyriques de l'âme, aux ondulations de la rêverie, aux soubresauts de la conscience"[2], a través de las numerosas transgresiones a las formas tradicionales de la poesía, el poemario Ropa Interior se inserta en el cuestionamiento contemporáneo sobre la noción de género literario. – El poema "Sin salvación" es una ejemplificación de esta actitud transgresiva y subversiva. Este poema de 35 versos para expresar la "no salvación del amor" usa 29 palabras de negación como "nada", "ni" y "no" casi exclusivamente ubicada a principio de verso:

Nada te salva del amor
Ni el peregrinar por las ciudades interiores
Ni las dotes para la oración
Ni la intuición (62)

Ropa interior tiene un carácter erótico fundamental como tema y como actitud. A través del erotismo se opera una deconstrucción del género poético lírico tradicional y una reconstrucción de una poesía que goza de todas las posibilidades de disposición en la página y de lenguaje.  

Libertad del género poético y poesía libertadora

Hasta ahora demostramos como Wendy Guerra tomó libertades con el género poético a través de numerosas transgresiones a los cánones de la poesía tradicional. Pero lo que nos falta probar es que el objetivo de esas transgresiones es la búsqueda de libertad. En Ropa interior, el juego operado por Wendy Guerra no corresponde a una simple trasgresión y destrucción del género poético sino que se convierte en un movimiento libertario. Este movimiento se manifiesta a través de una reflexión metaliteraria y la identificación del yo poético con su texto poético. – La dimensión autorreflexiva del poemario es bastante clara y en eso corresponde a una tendencia de la literatura latinoamericana del "boom" y del "post-boom". Según José Miguel Oviedo en su Historia de la literatura hispanoamericana[3] una de las particularidades de la literatura latinoamericana contemporánea es precisamente la presencia cada vez mayor de la  reflexión metaliteraria. El poema "Nieve en la Habana" consta de un fuerte carácter autorreflexivo en el cual la escritura adquiere un poder de encierro y de liberación.

Me he descubierto anclada en la fiesta epistolar de tus mentiras.
Recupero el aliento de mil letra y ahora narro el paisaje que te excluye (12)

Y el yo poético encuentra cierta liberación en la apropiación del género poético, en la ruptura de los códigos tradicionales.

Escribo cartas en el ardor del tiempo
y me descubro en un dibujo luminaria
Rompo la inmovilidad de mis estrofas 
Ahora es sólo esquiar para encontrarte

A partir de este poder de la escritura se construye una equiparación entre lo autorreflexivo del texto y el autoconocimiento del yo poético que culmina en la fusión entre el texto poético y el yo poético. En el poema "Rompiendo libélulas de cristal" el yo poético se sitúa en lo ficticio, adquiere identidad y consistencia en el papel.

Pido permiso para sacar mi cuerpo desnudo en los
Dibujos
soy sobre papel (30)

La fusión de lo ficticio con el yo poético es lo que caracteriza el poema "Curadoría" donde el yo se define como una obra.

Soy una buena obra
Quizás la mejor de toda su colección
Pero tan efímera que el MOMA no puede conservarme. (56)

Y la fusión del texto poético y del yo poético interviene en "Ropa interior" donde el yo poético afirma:

Soy mi texto y lo que trato de ocultar en el peligro de la
supervivencia (28)

Esta fusión entre el yo poético y el texto poético lleva a la interpretación según la cual la libertad del yo poético está en la libertad de escritura. Ropa interior escenifica un yo poético que al identificarse con su texto no se presenta como un sujeto inmóvil sino que se construye en un movimiento libertario.  

Conclusión

A través de dos obras de Wendy Guerra, sea narrativa, sea poética, vimos la importancia que cobra el juego con el género. En el caso de la narrativa en Todos se van, el personaje de Nieve se deconstruye y se reconstruye al igual que el género del diario. En Ropa interior, obra poética, el género poético está trastornado por una fusión entre lo personal y lo universal, por la palabra erótica y por la equiparación entre el texto y el yo poético. En los dos casos este juego con los géneros literarios se inscriben en un afán identitario y libertario.   Destaca en esas obras la voluntad clara de hacer de los géneros uno propio, de apropiárselos. De hecho acerca de su concepción de los géneros literarios y de la creatividad Wendy Guerra afirmó en una entrevista difundida en la página internet de havana-cultura:

Yo lo que disfruto de los géneros literarios es apropiármelos, tratar de desfundarlos del propio género, o sea quitar, desenmascarar géneros, y abrirlos y convertirlos en un diario. Los clásicos marcaron un camino y no tenemos más que apropiarnos de él e inventar, reinventar.

Notas

[1] JAUSS, H. R. Pour une esthétique de la réception, 1978, p. 50.  

[2] BAUDELAIRE, Charles, Le Spleen de Paris : Petits poèmes en prose, Le livre de poche, 2003, Préface.  

[3] José Miguel OVIEDO, Historia de la literatura hispanoamericana, Alianza editorial, 2001, p. 299-472.

 

Pour citer cette ressource :

Lucie Dudreuil, "El juego de los géneros en Wendy Guerra - Poesía", La Clé des Langues [en ligne], Lyon, ENS de LYON/DGESCO (ISSN 2107-7029), février 2011. Consulté le 13/11/2018. URL: http://cle.ens-lyon.fr/espagnol/litterature/litterature-latino-americaine/la-dictature-dans-la-litterature/el-juego-de-los-generos-en-wendy-guerra-poesia