Vous êtes ici : Accueil / Langue(s) / Linguistique / La escritura SMS: una forma "rebelde" de adaptación a las nuevos medios de comunicación

La escritura SMS: una forma "rebelde" de adaptación a las nuevos medios de comunicación

Par Coralie Paredes : Etudiante - Université Lumière Lyon 2
Publié par Christine Bini le 17/09/2008
El lenguaje SMS suscitó muchas divergencias como la ortografía española en general. Observamos dos campos opuestos: por un lado, los conservadores de la lengua que pretenden mantener la lengua tal y como se tiene que escribir respetando la norma; por otro, los progresistas que proponen adaptar la lengua a las realidades actuales, considerándola como un fenómeno vivo que cambia gracias a los hablantes. A partir de esta situación, nos podemos preguntar si el lenguaje SMS se tiene que ver como una decadencia o más bien como una evolución. ¿Se puede afirmar que este lenguaje calificado de pobre con respecto a otros representa un peligro frente a la norma castellana ya establecida? ¿En qué medida se puede considerar como un paso evolutivo que se adapta a la realidad en la que se encuentra? En este trabajo, estudiaremos los fenómenos lingüísticos característicos del idioma de los móviles e intentaremos demostrar que se puede ver como un progreso.

Introducción

El lenguaje de los jóvenes a través de los nuevos medios de comunicación, aquí tenemos un tema interesante que estamos observando hoy en día. El lenguaje XAT, también conocido como lenguaje SMS, es una forma reciente y práctica de comunicar. El nombre chat proviene del español charlar, se propagó con el auge de la mensajería instantánea y el servicio de mensajes cortos (SMS) que proponen las compañías telefónicas. La sigla SMS viene del inglés Short Message Service que designa la posibilidad de enviar mensajes escritos a través de los móviles. La función principal de este nuevo lenguaje reside en decir lo máximo en el mínimo espacio posible. Como ya hemos apuntado antes, la limitación del tamaño de los mensajes ha contribuido a que los usuarios del servicio SMS hayan desarrollado un uso intensivo de abreviaturas. Esta economía de caracteres también supone la sustitución de determinados sonidos por números, la omisión de vocales, se reemplazan palabras por símbolos equivalentes, se cambian palabras por letras que suenen igual y se demuestran emociones con emoticonos.

Se suele hablar de forma de comunicación reciente que nace con las nuevas tecnologías de nuestros tiempos. El primer mensaje de texto se envía el 3 de diciembre de 1992 a través de la red de telefonía móvil Vodafone en el Reino Unido y se hace desde un ordenador. En 1993, el primer mensaje SMS sería enviado desde un teléfono móvil. En esa ocasión fue un empleado de Nokia el primero en enviar un mensaje con esa tecnología. El despegue de esta tecnología es lento al principio, pero posteriormente su crecimiento es exponencial. El mayor auge en dicho crecimiento fue en el año 1998, cuando unos adolescentes descubrieron la manera de enviar notificaciones en pequeños mensajes de texto a los teléfonos celulares, totalmente gratis. Actualmente observamos que la expansión de los SMS es notable y su uso es algo cotidiano y casi imprescindible, aplicado a diferentes ocasiones. Debido a que los mensajes SMS son recibidos prácticamente de inmediato por el destinatario y son un medio de comunicación muy personal, muchos ya los están utilizando como el mejor medio para comunicarse con una comunidad para invitar a eventos, dar avisos, enviar alarmas, confirmar transacciones bancarias, enviar confirmaciones de compra y muchas cosas más.

Aunque todo tipo de gente, de edad y de condición social diversa, utiliza este tipo de escritura, lo llamamos lenguaje de jóvenes. De hecho, el principal grupo lo constituyen los jóvenes, que dedican mucho tiempo a este tipo de comunicación. Se observa que los grandes usuarios son los adolescentes que mandan entre 200 y 300 mensajes al mes, es decir,  por lo menos 10 por día. El 55% de los usuarios de móviles tienen entre 15 y 29 años. Hay que notar que cerca de 8 millones de mensajes circulan por los móviles españoles al día, lo que se puede considerar como un fenómeno cotidiano y muy presente en la vida. Este lenguaje se creó para comunicarse mediante mensajes cortos, ya que sólo pueden contener un máximo de 160 caracteres; esto limita la cantidad de palabras para conversar. En consecuencia, los jóvenes, para poder hablar más en un solo mensaje y ahorrar dinero, abrevian las palabras en relación con su fonética y significado. Las razones principales que explican el nacimiento y la expansión de este lenguaje nuevo son la economía de tiempo, de espacio y de dinero. Se difunde este tipo de escritura en muchos medios de comunicación hasta incluso la publicidad. Por ejemplo, en las empresas de telefonía celular, al percatarse de este modo de comunicarse, comenzaron a hacer publicidad con esta forma de escribir para que los jóvenes se sintieran identificados y para aumentar su impacto. El correo electrónico, los chats en línea y, sobre todo, los mensajes de texto castigan con dureza la ortografía desde hace años, hasta el punto de que son muchos los adolescentes que se expresan mejor combinando símbolos, letras y números, que usando las palabras de toda la vida.

Esta preocupación por los cambios que llevan los nuevos medios de comunicación es permanente en España. Hay tantos lenguajes SMS como usuarios, puesto que no existe una norma escrita que diga cómo y cuánto abreviar cada palabra. Sin embargo, el uso habitual da lugar a ciertas regularidades entre cada uno de los diferentes grupos de usuarios. Una lengua es algo vivo, dinámico. Con la enorme frecuencia del uso de los mensajes de texto (un millón de SMS enviados cada minuto en el mundo), estamos asistiendo a la creación de una nueva lengua desde hace unos quince años.

Las preocupaciones nacen a partir de distintos puntos. En primer lugar, en cuanto a los usuarios de este lenguaje, especialmente los jóvenes, cabe dudar a cerca de sus competencias lingüísticas y ortográficas. Unos pueden cambiar fácilmente de registro, son capaces de expresarse en lenguaje SMS cuando la situación se presenta y, sin embargo, conocen la gramática y la ortografía. Se puede decir que cambian de idioma voluntariamente cuando utilizan el móvil o la mensajería instantánea de internet. Pero lo preocupante no es este grupo sino el que que no sabe hablar ni escribir correctamente y se refleja en lo que escribe diariamente incluso en los exámenes. Los profesores se quejan de que la competencia escrita de los jóvenes se reduce con la influencia de estos instrumentos de comunicación notando el uso de frases más sencillas, errores ortográficos, ausencia de puntuación o un vocabulario más simple. Mejor dicho, se pierde el cuidado del estilo con la voluntad de dar más importancia a la rapidez de escritura. En segundo lugar, hay que hablar de los que se dan cuenta de estos cambios, es decir,  además de los profesores se puede añadir otro grupo que se preocupa por esta forma de escribir el español. Por supuesto, hay que citar a los gramáticos y lingüistas como profesionales de la lengua. Con el objetivo de registrar las regularidades del lenguaje SMS utilizado por los jóvenes, se está creando el primer diccionario SMS que se titulará Exo x ti y xra ti. La idea del diccionario SMS no es nueva. Hace años surgieron los primeros glosarios confeccionados por los fabricantes de teléfonos móviles y, más recientemente, la Asociación de Usuarios de Internet (AUI), en colaboración con las principales operadoras de telefonía móvil, entregó a la RAE una compilación de términos utilizados en los mensajes de texto y, por internet. Este diccionario tiene como objetivo reflejar una realidad de nuestra época: cómo se configura un nuevo lenguaje a partir de los mensajes de móvil. La Real Academia Española, que también se interesa por este fenómeno preocupante, podría recoger en la nueva Ortografía, en la que se trabaja desde hace unos meses, la realidad ortográfica surgida de la universalización de la telefonía móvil e internet. El punto de vista de la RAE no es nada despreciativo en cuanto al lenguaje SMS. De hecho, su director declaró en 2006 que esto es una forma convencional de escribir español y que todo el mundo, en algún momento, ha escrito alguna carta o apuntes con abreviaciones del lenguaje y que nunca salen en forma culta y cuidada. Según Víctor García de la Concha - director de la RAE -, el idioma no está amenazado por este lenguaje móvil. Este año, confirmó su posición. Puso de relieve la expansión enorme de este lenguaje y se refirió a la necesidad de atender a los nuevos usos ortográficos que se producen en campos como el diseño gráfico o la publicidad, que muchas veces copian el argot nacido en los mensajes cortos, como es el caso de la última campaña publicitaria de BMW, cuyas grandes vallas incluyen palabras abreviadas.

Lo interesante es recordar la historia de la ortografía del castellano: siempre hubo discusiones acerca de la simplificación ortográfica. En el siglo XIII, Alfonso X desempeñó un papel fundamental en el desarrollo del castellano escrito. Intentó proponer un código gráfico, es decir, creó una norma lingüística única en los territorios conquistados. Sin embargo, hubo divergencias frente a esta norma y la Ortografía kastellana nueva i perfeta de Gonzalo Correas, publicada en 1630 ilustra una de ellas. Su objetivo era escribir como se habla, fijar la ortografía en base a la fonética como lo había propuesto ya Mateo Alemán. Se trata de simplificar al máximo la ortografía. Con la creación de la Real Academia Española, se aplicó una norma castellana pero muy recientemente siguen existiendo discusiones sobre la ortografía como, por ejemplo, con el famoso autor latinoamericano Gabriel García Márquez que retomó la propuesta de Correas y otros precursores que defienden la supresión de las grafías arbitrarias, como quedó reflejado en un Congreso Internacional de la lengua española del año 2007. La idea de simplificación de la lengua no nació con las nuevas tecnologías sino que existe desde hace unos siglos.

El lenguaje SMS suscitó muchas divergencias como la ortografía española en general. Observamos dos campos opuestos: por un lado, los conservadores de la lengua que pretenden mantener la lengua tal y como se tiene que escribir respetando la norma; por otro, los progresistas que proponen adaptar la lengua a las realidades actuales, considerándola como un fenómeno vivo que cambia gracias a los hablantes. A partir de esta situación, nos podemos preguntar si el lenguaje SMS se tiene que ver como una decadencia o más bien como una evolución. ¿Se puede afirmar que este lenguaje calificado de pobre con respecto a otros representa un peligro frente a la norma castellana ya establecida? ¿En qué medida se puede considerar como un paso evolutivo que se adapta a la realidad en la que se encuentra? En este trabajo, estudiaremos los fenómenos lingüísticos característicos del idioma de los móviles e intentaremos demostrar que se puede ver como un progreso.

LENGUAJE SMS: ¿ qué es?

En un mensaje escrito de móvil, se suele suprimir todo lo que se supone que el que recibe el mensaje puede recuperar, se trata de suprimir las grafías consideradas irrelevantes. Suele explicarse esta costumbre refiriéndose a los mensajes de texto enviados a través de los móviles, los SMS, en los que hay un límite máximo de caracteres. Este tope obligaría a que, para incluir más información dentro de un mensaje, se reduzcan las grafías hasta donde sea posible sin perder el sentido. Dicha reducción respondería por tanto a un problema de espacio. Es precisamente esta limitación de espacio - lo estudiaremos más adelante - la causa de este tipo de escritura especialmente reducida que primero apareció en los teléfonos móviles y luego se extendió a otras modalidades de comunicación. El código SMS es el uso simultáneo de varios códigos: aparece una combinación de letras, números, iconos. La diversidad de fenómenos y la constante innovación por parte de los usuarios dificultan la exhaustividad a la hora de construir una tipología completa. Hay, sin embargo, abundantes transgresiones ortográficas que son conscientes y cuidadosamente elegidas por quienes las utilizan. La negligencia en la grafía, en la puntuación y en la velocidad de intercambio de los SMS proponen las formas típicas de los diálogos hablados, sobre todo las de los jóvenes.

Economía del sistema de la lengua

Reducción vocálica

En aquellas palabras que se usan con frecuencia se pueden eliminar perfectamente las vocales.

Con el fin de acelerar el tecleado, o de ahorrar espacio en la composición de SMS, un fenómeno bastante frecuente es la supresión de vocales. Aunque también pueden encontrarse ejemplos en los que se eliminan consonantes, la reducción vocálica es mucho más común. Este hecho es fácilmente justificable puesto que la recuperación de un carácter vocálico resulta más sencilla puesto que el abanico de posibilidades se reduce a cinco. La reducción de vocales es susceptible de aparecer en contextos tan diversos que sus ocurrencias no manifiestan una uniformidad aparente. Según hemos comprobado, la mayoría de las reducciones afectan a la vocal e. Podrían presentarse muchas causas para justificar esta situación como, por ejemplo, que en español la mayor parte de los nombres atribuidos a las consonantes contienen esta vocal.

Ejemplos: mañana por mñn (22); muy por mu (33); luego por lueg (23); besos por bs (18); maptc (35), Huesca por hu (48), cerveza por cerv (49).

Ortografía fonetizante

En aquellas palabras que se eliminan las vocales innecesarias, se aprovecha en su totalidad el sonido de las consonantes.

Se puede tratar de un tipo de ortografía que, a la vez que fonetizante, implica una reducción y se ahorra un carácter. Además de esta economía de espacio, observamos también la voluntad de acercar lo oral a lo escrito, es decir, que se refleja la pronunciación oral en los mensajes.

Combinaciones de caracteres alfabéticos y numéricos

Cuando es posible se usan signos matemáticos o números en sustitución de expresiones o sílabas. Tenemos aquí otro recurso empleado para ahorrar tiempo y economizar espacio. Se trata del resultado de la combinación de caracteres del alfabeto latino con otros tipos de signos, generalmente números o símbolos matemáticos. En estos casos, el procedimiento de recuperación es el siguiente: el carácter no alfabético equivale a la secuencia fónica resultante del nombre del símbolo que representa. La combinación de letras y números sirve para formar palabras en una suerte de jeroglífico alfanumérico(1). El uso de este recurso en castellano se encuentra sobre todo en palabras compuestas por un número que va sustituyendo a la secuencia homófona. Así, por ejemplo, si el número 2 se lee dos, la secuencia salu2  será equivalente a saludos.

Abreviaturas

La abreviatura es la representación de una palabra escrita con una o varias de sus letras conservando el orden de éstas.

Aparecen sobre todo las abreviaturas personales que varían según cada usuario. De éstas sería interesante ver cómo se suelen formar aunque veremos luego que es algo arbitrario.(2). Para ilustrar este fenómeno podemos distinguir las dos categorías gramaticales principales: los sustantivos y los verbos.

Cabe precisar que la raíz de la palabra siempre permanece porque es la que lleva el significado semántico.

El inglés como alternativa al español

Las expresiones sintéticas del inglés son de uso común: ok que reemplaza la forma castellana de acuerdo, bien, vale (26, 35, 53) o también aparece sorry (7, 29, 33).

Mutación

El segundo fenómeno es el de la mutación donde la reducción de carácter no justifica el cambio lingüístico:

Tenemos un tipo de mutación que podríamos explicar por herencia estética o voluntad de rebeldía de los jóvenes. Inventando este tipo de escritura aspiran a destacarse o a diferenciarse de la norma. Así tenemos dos formas:
  • c por k
  • y por i 

Asimismo, notamos otro tipo de mutación cuya explicación podría ser la falta de conocimientos ortográficos. Aquí suponemos que el emisor se puede equivocar al escribir la palabra, es decir, que lo haría de manera totalmente involuntaria. Pero cabe añadir que la equivocación no es la única razón para realizar esta mutación, puede ser también algo voluntario por esteticismo o rebeldía como hemos mencionado antes

  • b por v
  • c por z: Son habituales los intercambios entre las grafías z, ce, ci.

Esta sustitución de una letra por otra no está necesariamente justificada por un ahorro de tiempo o de espacio, sino que es el resultado de la codificación de la actitud del enunciador respecto del texto emitido y respecto del receptor, los dos quieren mostrar que están integrados en este mundo novedoso y que es capaz de manejar sus peculiares códigos comunicativos. Es decir que el lenguaje SMS también se podría justificar como medio de pertenencia a un grupo social.

Los caracteres gráficos

Ausencia de tildes

El ritmo acelerado de estas interacciones provoca que los usuarios no presten demasiada atención a las normas ortográficas. Generalmente los mensajes escritos de móviles no se acentúan. Hay que recordar que el teclado de los teléfonos celulares son reducidísimos y que para encontrar los acentos, hace falta apretar la tecla varias veces para que desfilen las letras sin acento y sólo después aparecen las letras acentuadas. Por este motivo, resulta mucho más rápido y sencillo escribir directamente la letra inacentuada.

Emoticonos

Sirven para ahorrar muchas palabras, expresar estados de ánimo y completar el sentido de alguna oración que pueda llegar a tener algún sentido ambiguo. Analizaremos esta cuestión más adelante.

Mayúsculas

Escribir frases en mayúsculas significa que uno está gritando. El empleo de mayúsculas es un recurso utilizado habitualmente para destacar una parte del mensaje o, en ciertas ocasiones, su totalidad. En el ámbito de la escritura electrónica este procedimiento se corresponde con el ascenso del tono de la voz en la lengua oral como marca de énfasis o, incluso, como un grito. Cargadas de agresividad, las mayúsculas sólo se admiten en ciertas circunstancias y bajo determinadas condiciones.

Repetición de caracteres y onomatopeyas

Las repeticiones se utilizan para representar la forma más oral de la lengua. Distinguimos dos tipos de repeticiones.

Primero, observamos la repetición de las letras. Dichas repeticiones, dan cuenta  generalmente de algunos matices entonativos, y representa la emotividad del hablante. A menudo se repite el carácter final de la palabra.

Luego vemos la repetición de signos de puntuación. En este caso, resulta más evidente la relación con la entonación, puesto que es precisamente esa su función en el escrito. Además, este hecho es más patente en los signos de interrogación y de exclamación, que se pierden al inicio de la frase.

Las onomatopeyas sirven también para transmitir de manera escrita la oralidad. El sonido que más se representa en los SMS es sin duda el de la risa (jeje o jaja). No obstante, aparecen otros, aunque con con menos frecuencia, como la representación gráfica de los besos (mua o muak).

Oralidad reflejada en los SMS

El investigador Felix Rodríguez, al hablar del lenguaje de los jóvenes, afirma que con el término lenguaje juvenil se designa un conjunto de rasgos lingüísticos presentes en las manifestaciones lingüísticas de los jóvenes, producida de forma oral (o por escrito, como reflejo de lo oral), en situaciones coloquiales informales (3). Una de las prácticas de comunicación más características de los jóvenes es la interacción personalizada a través de los móviles. Se impone una comunicación rápida que procede en parte del espacio reducido - tema que trataremos más adelante - que produce una escritura muy abreviada, cifrada y fonética que recuerda algunos rasgos del argot  en su modalidad escrita. Estos rasgos hacen difícil la descodificación del mensaje para los adultos, y esto recuerda la finalidad del argot. El lenguaje SMS se caracteriza por su intención de acercar la escritura a la comunicación oral. Se buscan recursos para reproducir la fluidez y la inmediatez que se encuentran en la conversación cara a cara. Así pues, podemos denominar a este tipo de lenguaje escritura oral o una oralidad escrita, es decir, un texto escrito oralizado a medio camino entre el habla y la escritura. Se propone una visión de los códigos informales como maneras de transcribir el lenguaje coloquial.

Léxico

Primero podemos hablar de un fenómeno léxico muy vivo en los usos lingüísticos de los jóvenes: los acortamientos léxicos. Este fenómeno es el más evidente ya que el intento principal de los SMS es reducir el número de caracteres para ahorrar espacio.

Luego, podemos aludir a la derivación con sufijos puede estar relacionada con el aspecto disminuidor: aburridiyo. Esos son los que llamamos diminutivos, pero no sólo hay una relación con este aspecto disminuidor sino que pueden dar lugar a otros efectos, tanto en la lengua escrita como en la oral. El uso también abundante del diminutivo es el de la función emocional. Esto permite ir más allá del sentido literal de esta clase de sufijos, que supone la indicación de una disminución en el tamaño, para profundizar las demás funciones que desempeñan dentro del discurso.

Distinguimos varios tipos de valores de estos diminutivos: irónico, afectivo, aumentativo o tambien minimizador.

Sintaxis

Ahora podemos tratar los rasgos sintácticos más representativos del lenguaje de los jóvenes. Son aspectos que se relacionan directamente con el carácter coloquial de las conversaciones comunicativas informales.

El enunciado más usual del lenguaje juvenil es el enunciado interjectivo que cumple generalmente la función expresiva por la emotividad y/o la subjetividad del emisor del mensaje pero también la función fática. En nuestro corpus aparecen por ejemplo: ostia (sms 21), joder (sms 15), joe tia (sms 57).

Es interesante estudiar también la estructura de las oraciones. Nos encontramos esencialmente con enunciados cortos, generalmente configurados con oraciones simples.

Hay que reconocer que en los SMS, y en los textos de internet (sobre todo en los chats en los que aparecen muchos casos gramaticales parecidos a los de los SMS), notamos fenómenos, como bien señala Leonardo Gómez Torrego: menos subordinación, más presencia del presente verbal, más tendencia a la condensación y, por consiguiente, a la elipsis de elementos y mayor acumulación de deícticos temporales relacionados con el presente del hablante (4). En los mensajes, están presentes, muchos de los rasgos gramaticales propios de la conversación informal: todos aquellos recursos propios de las funciones apelativa y expresiva como vocativos continuos, imperativos o fórmulas varias de mandato, interrogaciones normales y retóricas, interjecciones y frases interjectivas. La sintaxis resulta distorsionada o fragmentada y poco elaborada.

 Tiempos verbales

  • El presente de indicativo es la forma verbal más empleada.
  • Junto con el presente, son también frecuentes aquellas otras formas verbales que se vinculan a esta forma verbal como los pretéritos perfectos y perífrasis del tipo acabar de+infinitivo, estar+gerundio, ponerse a+infinitivo.
  • Los enunciados imperativos (con formas verbales del modo imperativo, o con otras expresiones semejantes), así como los interrogativos y también los exclamativos son relativamente frecuentes en mensajes personalizados de móviles, en los que el emisor puede exteriorizar estados anímicos concretos, o bien dirigirse al receptor para guiar su voluntad.

Recordamos que en esta parte, nuestro propósito consiste en explicar cuáles son los elementos de la oralidad que pasan al escrito y que notamos en  los mensajes. Así pues, nos encontramos con fenómenos que se van a transmitir en los SMS. Se suele aludir al carácter egocéntrico de las hablas coloquiales. Una conversación coloquial se hace entorno a un yo-aquí-ahora (5) que forma el centro deíctico personal, espacial y temporal. Aparece un yo como centro deíctico y también destaca la voz tú' como segundo elemento del diálogo (en nuestro tema se podría tratar del receptor).

Así concluimos que los pronombres y formas verbales dominantes, como corresponden a una situación de diálogo, son los de primera y segunda persona.

Adaptación lingüística a nuevos medios de comunicación

Ahorro de tiempo, de dinero y de espacio

Existen algunos factores que han contribuido a quelos SMS se usen y se difundan con cierto éxito. Principalmente, podemos evocarla limitación de espacio que provoca la invención de un código que se debeadaptar a esta restricción. Luego, ha influido la dimensión económica con elbajo precio de los SMS del que surge la posibilidad de ahorrar dinero. También se puede asociar la apariciónde este código con la intención de ganar tiempo, acelerando el intercambiocomunicativo. Se puede decir que la finalidad del lenguaje SMS se explica porestos tres factores: tener más espacio, disponer de un medio más económico ymás rápido para  expresarse másfácilmente.

La limitación de espacio

Éste aparece como el factor decisivo parajustificar la manera con la que se escribe un mensaje de móvil.

Latecnología sólo permite escribir un límite de 160 caracteres incluidos los espaciosen blanco. De ahí nace esta forma de lenguaje abreviado y con símbolos. Entoncesel lenguaje SMS se creó para comunicarse mediante mensajes cortos, ya que sólopueden contener un máximo de caracteres reducido; esto limita la cantidad depalabras para conversar. En consecuencia, los jóvenes, para poder hablar más enun solo mensaje, abrevian las palabras en relación a su fonética y significado.

Estaescritura se inventó primeramente para los teléfonos móviles y luego seextendió a otros medios de comunicación como por ejemplo en los chats, los e-mails,los foros o la publicidad. En estos últimos medios de comunicación no hay larestricción de espacio, pero se utiliza esta escritura como medio paracomunicar con más rápidez. La economía del sistema de la lengua es algoya conocido y demuestra que, por ejemplo, con muy pocos fonemas un hablantepuede expresar todos los mensajes. Aquívemos una nueva manera de utilizar esta economía de la lengua debido alcondicionamiento del número de caracteres que ha llevado al emisor a buscarformas lingüísticamente más económicas, eliminando todo signo que no seanecesario para la comprensión del mensaje, como ya hemos visto en la primeraparte.

El ahorro de dinero

La economía monetaria aparece también como unfactor que explica el intento de reducir los mensajes al máximo. El coste delmensaje va asociado a su longitud, ya que si el mensaje llega a 161 caracteresse considera como dos mensajes y la compañía de telefonía móvil cobrará elprecio de dos SMS. De ahí surge la idea de reducir el mensaje sin modificar elcontenido semántico. Hace falta recordar aquí que tratamos de un lenguaje dejuvenil porque los usuarios más numerosos son los jóvenes entre 12 y 29 años,que cuando empiezan a utilizar los móviles y aprovechar este tipo de escriturano suelen tener salario y ahorrar dinero es algo imprescindible. Si escribentodas las letras para expresarse en un SMS se va a gastar más espacio, es decir,más SMS y, entonces, más dinero. De hecho, este factor está vinculado con elahorro de dinero.

El factor ahorro de tiempo

Ya sabemos que quitar letras permite ahorrarespacio y dinero pero hay que decir que también resulta un ahorro de tiempo.Donde mejor se aprecia esto es en la ausencia de las letras acentuadas. Cadatecla del móvil lleva tres letras o cuatro como en el caso del 9. La tecla 2corresponde a las letras A, B, C, la tecla 3 a D, E, F y así hasta el 9 con W, X, Y, Z.Para obtener las letras hace falta pulsar la tecla y cada pulsación da unaletra. Vamos a tomar como ejemplo la tecla 2: una pulsación da la A, dos pulsaciones da la B, y tres, da la C. Para obtener la acentuación hay queseguir pulsando. Para la Á hacen falta cinco pulsaciones. Así vemos como elusuario pierde tiempo poniendo las letras acentuadas, es decir que le cuesta cuatropulsaciones más. Tiene el mismo problema con la puntuación que se sueleencontrar en la tecla 1 (pero puede variar según las marcas de los móviles).

El ahorro de tiempo también se puede jusitificarcon la voluntad de recrear la rápidez de la oralidad por dos motivos.

Primero, quitando letras se puede reflejar lapronunciación y segundo, el deseo de reproducir la velocidad de unaconversación cara a cara. Así, escribir más rápido supone realizar unarespuesta más rápida intentando comunicar por escrito acercándose lo másposible a las condiciones que tenemos en el medio oral. 

Un código lingüístico creativo

Se percibe lacreatividad en el modo en que los usuarios de SMS logran reflejar con signoslos estados de ánimo. Los jóvenes han tratado de resolver el problema de laausencia física de la persona, de la mímica facial, de los gestos, a partir dela invención de un código lingüístico muy eficaz. La reducción no implica la pérdidade emotividad. A través de la invención de estos dibujos se puede dar vivezaa esta forma de escritura nueva que parece, por lo menos entre los jóvenes, sermás eficaz a veces que una conversación cara a cara. La mímesis de laoralidad se evidencia perfectamente gracias al empleo de los iconos - quellamaremos emoticonos - lo que en el lenguaje hablado se realiza con la mímicay con los gestos. Y la misma función comunicativa es la que se establece enmuchos intercambios orales: una comunicación fática, que sirve para establecer,mantener o verificar el contacto entre los interlocutores.

Se ejercita la creatividad tanto al escribir comoal leer el mensaje, momento en el que mentalmente se incluyen las letras quefaltan para entender el mensaje. En el momento de escribir, el emisor tiene queponerse en el lugar del receptor para imaginar lo que éste puede recuperar  de lo que se va a eliminar. En el momento derecibir, cuanto más ambiguo sea el mensaje, más hay que desarrollar unaactividad de desambiguación. En la práctica lectora se va a desarrollarmecanismos intelectuales que permiten comprender el significado de las palabraspresentes pero modificadas, por lo cual no importa que algunas de sus letrasestén ausentes.

Mayúsculas

Cabe citar las mayúsculas y las exclamaciones comomedio para expresar las emociones. Como ya nos hemos ocupado de esta cuestión enla parte anterior, sólo vamos a recordar que escribir con mayúsculascorresponde a dar la impresión de gritar. El emisor puede utilizar este recursopara transmitir el hecho de que está enfadado o también contento. Están cargadasde emociones positivas o negativas.

Emoticonos

Los mensajesque circulan por Internet, en especial en los chats, contienen unos iconos quetransmiten las emociones o los sentimientos de los participantes. Se llamanemoticonos o smilies. Estospictogramas, que combinan letras y símbolos del teclado, representan de maneraesquemática gestos faciales. Estos símbolos pasan a ser utilizados en los SMS. Son unconjunto de símbolos que se pueden escribir con los mismos caracteres queusamos regularmente. Todo el alfabeto, los números y los signos de puntuaciónson útiles para expresar emociones, actitudes o situaciones individuales. Lapalabra emoticón es la contracción de las palabras icono y emoción.En inglés se les conoce como smileys (caritas sonrientes),debido a que el símbolo más común es una carita sonriente generalmenterepresentada por dos puntos y el cierre de un paréntesis. Son definidos como representaciones gráficas de usoconvencional. Estas representacionesgráficas tienen como única materia prima los símbolos de que dispone un tecladode ordenador. Hace falta una pizca de imaginación para discernir susignificado. Parainterpretarlos se debe girar la cabeza hacia un lado pero manteniendo la vistaen la pantalla y así aparecen caras que representan la emoción del emisor. Todos ellos deben ser leídos en horizontal. Esdecir, para captar su significado, el usuario debe imaginárselos girados.

Los que se usan con más frecuencia son:

  • : )     sonrisa
  • ; )     guiño de ojo
  • : (     tristeza
  • : P    sacar la lengua

Estos cuatro son de un significado universal.Los emoticonos cumplen un papel escenográfico y teatral importante en unaconversación. Algunos emisores recurren más a ellos, otros menos. Sin embargo,lo que debe destacarse son sus posibilidadesde uso.

¿Un código preocupante ?

El tipo de escritura presente en los medios electrónicoses una estrategia discursiva desarrollada por los usuarios para adaptarse a lascaracterísticas del medio. Se presentan como un fenómeno natural de codificacionesque se adaptan al medio electrónico con sus propios recursos. A estos nuevosentornos de comunicación desarrollados a través del registro escrito lescorresponderán unos modelos de escritura con características nuevas. A partir de estas reflexiones podemos decir que el desarrollo de estas tendencias nosupone una corrupción del lenguaje sino la manifestación de la adaptación delregistro escrito a nuevas situaciones de comunicación. Como ya hemos dicho másarriba, el emisor tiene que encontrar soluciones para remediar lasrestricciones que imponen las compañías de telefonía móvil en nuestro caso.

Cabe precisar que también existen quienes opinanque esta forma de escritura abreviada no es nueva puesto que ya se usaba hacedécadas para tomar apuntes. Recordamos lo que decía el directorde la Real AcademiaEspañola en 2006 sobre la escritura SMS: es una forma convencional deescribir Español y que todo el mundo en algún momento ha escrito alguna carta oapuntes con abreviaciones del lenguaje y que nunca salen en forma culta y cuidada.Este año, el mismo Víctor García de la Concha, dijo durante el encuentro Aprendiendo a exportar: Contenidosculturales para el mundo (6): hay que dar respuesta a todas las personasque escriben en Internet o que utilizan los mensajes de móviles, y añadió La RAE tiene conciencia de que lalengua es del pueblo y es callejera. Con esta idea están pensando en recogeren la nueva Ortografía la realidad ortográfica surgida de la universalizaciónde la telefonía móvil e internet.

Aunque los miembros de la RAE no parecen estar muy preocupados por el respeto a la norma de la lengua española, sí que este fenómeno proporciona muchas preocupaciones. Sin embargo, es indiscutible que se ha propagado muy rápidamente y se ha convertido en un rasgo definitorio de la nueva escritura juvenil. El lenguaje de móviles está generando una revolución en el idioma. Los SMS constituyen un fenómeno social de nuestros días cuyas consecuencias trascienden el ámbito de la comunicación del que han surgido para repercutir de forma imprevisible en distintos aspectos de la educación. La generación actual de jóvenes está acostumbrada a cierto nivel de libertad, tolerancia y simplicidad. Entonces la sumisión a las reglas ortográficas que sugiere tantas dificultades no resulta nada atractiva. Al contrario, utilizar la escritura más libre, porque no tiene normas y en la que se acepta todo tipo de faltas ortográficas como en los SMS, aparece como un medio mucho más adecuado. Pero estos hábitos adquiridos en el ejercicio de una escritura que podríamos calificar como fuera de la norma pueden generar y consolidar errores ortográficos muy difíciles de erradicar y es aquí donde nacen los problemas. El riesgo clave en este tipo de comunicación es la pérdida de conocimiento de las reglas básicas de ortografía, o la generación de reglas que se conviertan en hábitos por su uso entre los jóvenes.

Otro elemento aparece como defensor de la idea de que no hay que preocuparse por el devenir de la lengua española: un lenguaje sin norma y demasiado heterógeneo. Sin embargo, las alteraciones del código ortográfico tradicional que se notan en los SMS dan lugar a apreciar preocupaciones ya que los usuarios desarrollan rápidamente, desde su iniciación en este tipo de entornos, una competencia discursiva muy alta en lo que concierne a estas prácticas escriturales. Pero tendríamos que hablar de lenguaje o de código en plural (lenguajes o códigos) ya que cada usuario tiene su propio estilo para eliminar signos e incluso un usuario no escribe una palabra de la misma manera  en SMS diferentes. Es decir que existen tantas maneras de escribir una misma palabra que esta pluralidad de formas no pueden reemplazar una única forma ya establacida que sirve de referencia para reconocer la forma alterada.

El lenguaje SMS tiene que ser entendido como un código diafásico, es decir, que sólo se debería utilizar en las situaciones de comunicación que lo requieren, como una escritura adaptada a los nuevos entornos de interacción, como lo hemos demostrado al principio. En esta medida no se puede considerar como un peligro ya que se diferencian las situaciones en las que se puede utilizar o no. Nace el peligro cuando ya no se diferencia entre las situaciones de comunicación y sólo se usa el lenguaje SMS no por comodidad, pereza o adaptación, sino por falta de conocimiento de la norma.

Conclusión

Los códigos de los que nos servimos para comunicarnos han sido siempre regulados por las personas legitimadas para ello en cada comunidad. La Real Academia de la Lengua instruye sobre las reglas de uso de la lengua española, pero nadie puede intervenir en la vida de los ciudadanos y, mucho menos, sobre su manera de hablar, ya que eso forma parte de las libertades individuales de cada uno. A partir de esta idea, el lenguaje SMS nace como una forma de escribir fuera de la norma establecida, un código inventado por los usuarios para encontrar soluciones a las restricciones que les imponen las compañías de telefonía móvil.

Los fenómenos tratados en este estudio aparecen primero como consecuencia directa de las limitaciones técnicas impuestas por los intercambios electrónicos. Notamos un importante avance que se ha producido en la adaptación de estas herramientas hacia una optimización de sus usos. Pero estas herramientas nuevas que sugieren una nueva forma de comunicar dejan de lado cierto número de usuarios cuya capacidad comunicativa queda limitada por el invento y desarrollo de las nuevas reglas escriturales. Así, los jóvenes aparecen como los usuarios mayoritarios de los nuevos medios de comunicación, inventando y desarrollando el lenguaje o código SMS.

La evolución  rápida de la adaptación de los usuarios para remediar las restricciones es notable. Las invenciones se muestran cada vez más adaptadas a las necesidades y costumbres de los usuarios. Las primeras aplicaciones incorporaban sistemas de tratamiento de texto muy sencillos como la ausencia de los acentos en los SMS para conseguir la rapidez que se encuentra en las conversaciones cara a cara o, también,  las abreviaturas y la voluntad de aprovechar al máximo el sonido de cada letra suprimiendo esencialmente vocales como remedio a la falta de espacio. Pero rápidamente, estos trucos tuvieron que adaptarse a situaciones mucho más complicadas de las iniciales. El desarrollo de los emoticonos, por ejemplo, ilustra de manera clara esta evolución. Además de adaptar la escritura a la falta de espacio, el usuario consigue solucionar el problema de la ausencia física del interlocutor gracias a estos dibujos que expresan la emotividad del emisor y desempeñan las funciones principales que podemos encontrar en el discurso  oral. La vitalidad del lenguaje y su capacidad de adaptación a nuevas situaciones se ha mostrado de manera evidente en estos procesos de cambio. La aceleración del ritmo de producción a la que se ve sometido el registro escrito en medios de producción y recepción simultánea da lugar al desarrollo de una escritura descuidada, pero que se está generalizando en un clima de tolerancia ante la normatividad del discurso recibido.

La idea de libertad en la manera de escribir conoce un éxito y provoca discusiones entre los conservadores y los progresistas de la lengua española. Viendo que este éxito prolifera a través de los medios de comunicación pero también en otros ámbitos como la publicidad, la Real Academia Española está estudiando este fenómeno, reflexionando sobre la posibilidad de ponerlo en su próxima Ortografía, dando así un primer paso  hacia el reconocimiento de este código.

Además de ver este código como reflejo de soluciones a las restricciones impuestas, cabe señalar que el aspecto social es importante. Los jóvenes quieren construir conscientemente una barrera generacional separándose de los adultos, procurando ser comprendidos sólo por los que tienen edades similares, creando así una jerga. Los jóvenes pretenden distinguirse de los adultos a través del lenguaje. Se manifiesta simultáneamente la impresión de que se trata de acercarse a los miembros de su generación con los códigos que los unen. Las modalidades expresivas que están usando los jóvenes a través de Internet y la telefonía celular podrían abordarse como un fenómeno de refuerzo de las identidades lingüísticas. Eso sería indicativo de una especie de rebeldía o reivindicación de su propio ser como joven que hasta ahora sólo se reflejaba en la comunicación oral y ahora se ha pasado a la creación de un código escrito nuevo, apoyado y basado en el código adulto o normativo, pero que tiene muchas innovaciones. Lo importante es haber descubierto de nuevo la escritura, una escritura que refleja toda la vitalidad de esta gente joven, una forma de escritura renovada y original, que desea expresar el presente en toda su rapidez. Naturalmente, creemos necesario e imprescindible saber expresarse de forma correcta cuando la situación y el contexto lo requieran.

El desarrollo de estas tendencias no supone una corrupción del lenguaje sino la manifestación de la adaptación del registro escrito a nuevas situaciones de comunicación. Se establece una relación más fuerte con el habla, la escritura se transforma en una actividad controlada, en una expresión inmediata y espontánea típica de la lengua hablada. El joven no sólo aprovecha las abreviaturas que ya conoce, sino que, con la única condición de que puedan ser entendidas por su receptor, crea tantas como se le ocurren y tan variadas como su teclado le permita. Además, aunque lo hace por motivos distintos:  falta de espacio más que de tiempo; el joven utiliza letras para silabear, emoticonos conceptuales, elimina vocales, finales de palabra, artículos, preposiciones, o conjunciones... En general, el lenguaje que utiliza en sus SMS es un lenguaje puramente coloquial y muy apegado a la oralidad pero también cabe añadir que es práctico, cotidiano y adaptado al contexto comunicativo. En esta medida no se puede decir que sea un lenguaje transgresor, ni rebelde, ni pobre, ni revolucionario. El lenguaje SMS no es un retroceso sino una evolución gracias a su extraordinaria capacidad de adaptación a los nuevos medios de comunicación y al aprovechamiento de esta nueva herramienta como factor de socialización.

Para terminar, hay que decir que hemos estudiado el lenguaje SMS como un código creativo, práctico y como fenómeno social, pero se trata también de un código efímero que depende de los nuevos instrumentos de comunicación actuales cuya desaparición o evolución hacia otra forma expresiva puede llegar tan rápido como su creación. La tecnología, que suele avanzar con mucha rápidez, conllevará seguramente otro tipo de comunicación más fácil de utilizar y más económica todavía inexistente.

 

Voir le corpus de l'article (liste des SMS utilisés pour l'étude)

Notas

(1) MORALA, José Ramón, Entre arrobas, eñes y emoticones, Actas del Congreso Internacional de la Lengua española. El español en la Sociedad de laInformación, Valladolid, 2001, pp16-19

(2) Aquí no pretendo dar una lista exhaustiva de los fenómenos de la formación de los SMS porque no hay normas e incluso un mismo usuario no emplea siempre la misma forma para referirse a una palabra. Sólo voy a dar unos elementos recurrentes.

(3) RODRÍGUEZ Felix. El lenguaje de los jóvenes. Barcelona: Ariel, 2002. página: 68.

(4) Parte muy  inspirada del artículo de GÓMEZ TORREGO Leonardo, La Gramática en Internet, II Congreso Internacional de la lengua Española, El español en la sociedad de Información, [en línea] http://cvc.cervantes.es/obref/congresos/valladolid/ponencias/
nuevas_fronteras_del_espanol/4_lengua_y_escritura/gomez_l.htm (consultado el 23/03/2008).

(5) BRIZ GÓMEZ, Antonio, El español coloquial en la conversación. Esbozo de pragmagramática, Barcelona: Ariel, 2001, p. 84.

(6) Celebrado en Madrid el 17 de enero de 2008.

 

Pour citer cette ressource :

Coralie Paredes, "La escritura SMS: una forma "rebelde" de adaptación a las nuevos medios de comunicación", La Clé des Langues [en ligne], Lyon, ENS de LYON/DGESCO (ISSN 2107-7029), septembre 2008. Consulté le 21/09/2018. URL: http://cle.ens-lyon.fr/espagnol/langue/linguistique/la-escritura-sms-una-forma-rebelde-de-adaptacion-a-las-nuevos-medios-de-comunicacion

Mots-Clés
  • phonétisation
  • abréviation
  • mutation
  • emoticon
  • onomatopée
  • oralité
  • adaptation linguistique