Vous êtes ici : Accueil / Langue(s) / Traduction / Editorial "L'Oreille du loup"

Editorial "L'Oreille du loup"

Publié par Christine Bini le 05/10/2009
Entrevista con Myriam Montoya y Stéphane Chaumet, fundadores de la editorial L'Oreille du loup.

Entrevista con Myriam Montoya y Stéphane Chaumet, fundadores de la editorial L'Oreille du loup

  Julia Azaretto  

¿Cuándo nació la editorial?

 
S. Ch. En septiembre de 2007, hace un año y medio. Es muy nueva. En un año y medio hemos publicado catorce títulos, y esperamos publicar cuatro títulos nuevos en junio o en septiembre. La idea al principio era formar rápidamente un catálogo -ahora vamos a disminuir el ritmo-, para mostrar nuestro proyecto.   M. M. Aparte de que necesitábamos tener un catálogo, al comienzo los proyectos tienen una fuerza súper grande, entonces había fuerza y textos de poetas que nos gustan mucho, cuyo trabajo apreciamos particularmente. Entonces aprovechamos que necesitábamos formar un catálogo y que teníamos contacto con poetas extraordinarios.   S. Ch. Sobre todo que no hubo que buscar poetas porque los textos ya estaban listos. Y hubiéramos podido publicar más, porque hay muchos poetas que queremos traducir, pero desafortunadamente no vamos a poder publicarlos a todos. Empezamos publicando cuatro libros para ver cómo funcionaba. Publicamos al ecuatoriano Mario Campaña y al poeta colombiano Eduardo García Aguilar, que vive en París desde hace muchos años.  M. M. Sí, conocíamos su trabajo y pensamos que era el momento de hacer la traducción al francés.   S. Ch. En definitiva, no fue muy premeditado, fue una aventura, lo que pasa es yo tenía textos traducidos al español que habían sido publicados en revistas pero no en libros. Lo mismo sucedió con el texto de Mario Campaña que dos poetas franceses habían traducido; él lo mandó a dos editoriales y se lo rechazaron, a pesar de que en España ha publicado mucho. Y sucedió algo similar con el texto de Eduardo García Aguilar que yo había traducido; entonces, después de todo ese trabajo, pensamos: «¿Por qué no lanzarnos con una editorial? no hay nada qué perder, ya tenemos dos o tres libros». La idea era un poco loca pero lo hicimos y finalmente la acogida fue muy buena. Nos sorprendió mucho. Tuvimos buenas críticas y empezamos a desarrollar otros proyectos.  

El proyecto inicial fue publicar poesía ¿lo es actualmente?

 
M. M. Por ahora es la política, pero en ningún momento nos queremos encerrar en una sola cosa porque pensamos que una editorial puede evolucionar de muchas formas, entonces dejamos abierta esa posibilidad. Por el momento nuestra política sigue siendo publicar poesía; tenemos una gran pasión por la poesía, y como ves la editorial está comenzando.   S. Ch. Hay otras ideas, pero primero queremos fortalecer la editorial con la poesía porque realmente es lo que nos gusta; y además esto permite transitar un camino muy especial en el mundo editorial porque puedes buscar autores que las grandes editoriales nunca van a publicar por diversas razones. Ellos corren riesgos que nosotros no tenemos ya que no hay plata en juego; es paradójico, ellos en realidad podrían correr riesgos, pero si arriesgan mucho puede ser peligroso porque emplean gente. En cambio, para nosotros el riesgo es que la editorial desaparezca, punto. Hemos pensado crear otras colecciones, por ejemplo una de crónicas de viaje y otra de novelas; pero eso necesita más contacto con la prensa, es otro mundo. Y una novela que no tiene críticas, no funciona. Lo principal, por el momento, es fortalecer el sello como editorial de poesía para hacerse poco a poco un nombre; por ahora el nombre circula y tiene buena reputación. Tenemos novelas y cuentos que podrían publicarse, pero se necesita más dinero para la edición. 

¿Forma parte de su política pagar a los traductores?

 
M. M. Reivindicamos que al traductor hay que pagarle porque el traductor es el puente para la otra cultura, imagínate qué haríamos los poetas extranjeros que vivimos en París, ¿qué haríamos nosotros sin buenos traductores? Estaríamos todavía mucho, mucho más marginados, o en nuestro pequeño círculo. En ese sentido, el traductor cumple una función maravillosa.

¿Y el nombre "L'Oreille du loup" de dónde salió?

 
S. Ch. Pues surgió así, jugando, buscando encontramos ese nombre y nos pareció que despierta el imaginario -más que la imaginación-, que cada uno tiene con el lobo. La otra razón es que -siempre digo lo mismo-, el lobo escucha voces que los otros no perciben, eso es lo que queremos: captar voces que no se pueden escuchar.   M. M. El lobo también está asociado con la niñez: es una especie de referencia de la infancia. Y eso es muy curioso, siempre en la imaginación es una figura mala que finalmente es muy buena, y representa la inteligencia, la intuición.   S. Ch. Después de haber elegido el nombre nos enteramos de que hay un monte que se llama así que queda en los Alpes. Algún día tenemos que ir a ese monte con los libros. 

¿La editorial recibe apoyo institucional?

 
S. Ch. Para el funcionamiento de la editorial no. Pero algunos proyectos se financian con la ayuda de programas extranjeros que subsidian la traducción; por ejemplo PROTRAD financió la traducción del libro de Pura López Colomé y nosotros nos encargamos de la producción. Publicamos muchos libros sin ningún tipo de ayuda, sólo cuatro libros de los catorce que publicamos recibieron apoyo para la traducción o para la producción. Y hace poco recibimos un subsidio del CNL para la traducción. Por otro lado, cuando organizamos lecturas para la presentación de un libro a veces nos acercamos a algunas instituciones parisinas. Una vez organizamos una lectura y un concierto en el Instituto Neerlandés que ellos patrocinaron con parte de la organización. También hicimos una lectura en el Centro cultural chino cuando editamos el libro de Cai Tianxin. Publicamos a un poeta suizo que escribe en alemán y recibimos ayuda para la traducción, pero luego el Centro cultural suizo cambió de director y el nuevo director no quiso organizar lecturas. También trabajamos con la Maison de l'Amérique latine.

¿En función de qué criterios eligen a los poetas que publican?

 
S. Ch. Son encuentros, porque a Myriam y a mí nos invitan a festivales en los que escuchamos a otros poetas, y de repente leemos uno que nos encanta. Es un poco el azar y el encuentro.   M. M. Es el azar pero yo creo que en un contexto también, porque nunca hemos publicado a alguien que no tenga una trayectoria.   S. Ch. Pero si algún día descubrimos escritos de un poeta muy bueno pero que todavía no tiene nada publicado, no importa. Pasó así con un poeta griego que es conocido en su país pero que nosotros nunca habíamos leído. Nos mandaron una traducción de él y nos gustó. Pero también nos han llegado manuscritos que no nos gustan, o que no corresponden con lo queremos hacer.

¿Cuál es la línea editorial en poesía?

 
S. Ch. No es consciente, es difícil definirla a priori. Funcionamos mucho con la intuición. Luego esto se refleja en las publicaciones.  M. M. A mí no me gustan las líneas editoriales. Las líneas son muy bellas pero una línea editorial es como cerrarse a otras posibilidades.   S. Ch. Yo creo que se puede defender la idea de una línea editorial. Pero en nuestro caso, es un universo, o un ambiente, más que una línea editorial.   M. M. Nos sentimos muy orgullosos de todos los títulos que hemos publicado, y, sobre todo, podemos defenderlos porque creemos mucho en esa poesía. Esto, por supuesto, le da más fuerza a la política editorial. 

¿Sólo publican poesía contemporánea?

 
M. M. Por el momento sí. De hecho, era la idea del principio: defender la poesía contemporánea.

¿Cuáles son los proyectos?

 
M. M. El proyecto es publicar un poemario muy lindo de Gabrielle Althen. Vamos a publicar al argentino Leopoldo Castilla, a una belga, Beatrice Libert y al griego Vangelis Kassos. Después hay otros proyectos, por ejemplo el de publicar a una poeta iraní que fue una de las más importantes en Irán, como mujer y como poeta, porque no quería vivir dentro de la tradición y pretendía defender su libertad. Esto fue muy doloroso para ella y tuvo que exiliarse. Se separó de su hijo y nunca más pudo verlo. 

¿En qué librerías francesas se pueden encontrar los libros?

 
M.M. Por ejemplo en la librería Tschann, en l'Atelier que está en el XX, estaremos en la Fnac y en Gibert Joseph próximamente. Para la distribución lo que se ha hecho es registrar la editorial en Electre que es el programa que utilizan los libreros para pedir los libros al editor. 

Por ahora los contactan por correo electrónico...

 
S. Ch. Sí. Estamos en contacto con varias librerías en Estrasburgo o en Marsella, que siempre nos compran libros. Pero vendemos mucho más cuando organizamos eventos, porque la gente acude a la lectura, escucha al poeta, y al comprar el libro puede prolongar este momento e ingresar más profundamente en la escritura del poeta. El problema con las librerías es que cuando aceptan un libro en consignación lo dejan relegado en el rincón de la poesía al que nadie va nunca. Entonces los libros duermen en los estantes un año, dos años, y de pronto los ponen en un armario porque molestan o no queda más espacio. Vale la pena trabajar con las librerías si se organiza un evento. Me di cuenta de que no sirve de nada estar llamándolas porque se pierde mucho tiempo. Si ellos necesitan un libro me lo piden y listo. Creo que los libreros también prefieren funcionar de esta manera.  
Pour citer cette ressource :

"Editorial "L'Oreille du loup"", La Clé des Langues [en ligne], Lyon, ENS de LYON/DGESCO (ISSN 2107-7029), octobre 2009. Consulté le 24/05/2018. URL: http://cle.ens-lyon.fr/espagnol/langue/traduction/editorial-l-oreille-du-loup-