Accès direct au contenu

 
Recherche
Retour rapide vers l'accueil

¿Un «cuerpo sin órganos» en Unamuno?

 
Por Carlos Benguigui
   
   
Francis Bacon, d'après Vélasquez, portrait du pape Innocent X (1953)
   

No puede acusarse a Unamuno de robo. Unamuno hace un uso violento de las figuras históricas que interpreta. En dicho uso violento Spinoza se transforma en un filósofo trágico, la ontología de la fuerza nietzscheana se encuentra debilitada y mal comprendida.... Quizás no debamos comprender meticulosamente el uso de los autores recogidos por Unamuno sino más bien adaptarse a lo que dicho uso intenta transmitir. Lo que se transmite es una experiencia agonizante del ser, un conflicto personal elevado a la categoría de filosófico y expresado en forma de ensayo. Unamuno parte de una convicción pascaliana : «el corazón tiene sus razones que la razón desconoce»(1). Se trata de escuchar el corazón, que el corazón traiga a colación sus razones a-racionales, no en el sentido de un romanticismo cursi sino en tanto que sentido vital de dicho órgano humano.
  
    Frente  a Pascal, para quien el corazón es un órgano opuesto a la razón, para Unamuno el corazón es un órgano que razona. En este sentido puede hablarse de cierto «cuerpo sin órganos» en Unamuno. El «cuerpo sin órganos» es un concepto creado por Gilles Deleuze, en quién puede distinguirse una doble expresión del concepto: «política» y «artística» o «creadora» - en la medida en que es difícil de hablar de una estética deleuziana en el sentido habitual del término -. El sentido «político» viene explicado en la serie «capitalismo y esquizofrenia» escrita en el «entre-dos» junto a Félix Guattari, representada por el Antiedipo  y Mil mesetas así como por los cursos de Vincennes. El sentido «creador» o «artístico» del concepto se encuentra diseminado en el pensamiento deleuziano, pero encuetra un sentido concreto en le libro que Deleuze dedicará a Francis Bacon, Lógica de la sensación. A pesar de todo, el punto de partida en la creación del concepto es el mismo:Artaud. «El 28 de Noviembre de 1947, Artaud declara la guerra a los órganos: Para acabar con la muerte de Dios, “"Pues atadme si queréis, pero yo os digo que no hay nada más inútil que un órgano" »(2). «Sin boca Sin lengua Sin dientes Sin laringe Sin esófago Sin estómago Sin vientre Sin ano Yo reconstruiré el hombre que soy»(3).
   
    Para Deleuze «la filosofía es el arte de formar, de crear, de inventar conceptos»(4), y el «cuerpo sin órganos» surge en este sentido como concepto, como creación. Su sentido político es el del sufrimiento de un cuerpo que no quiere organizarse de una manera determinada, es el cuerpo que sufre e intenta inventar una nueva tierra, que toma una «línea de fuga». Se trata de un cuerpo que se opone a la normalización impuesta por los poderes del Estado – la «máquina abstracta» - cercano al «bio-poder» de Foucault, que resiste a las estructuras prescritas. Una dimensión intensiva del cuerpo que inventa nuevos espacios habitables. En dicha dimensión inventiva puede señalarse una conexión en dicho doble sentido del concepto, apareciendo así su lado creador. Deleuze propone una ontología de la fuerza en la que la relación de fuerzas viene marcada por la diferencia de una «síntesis disyuntiva» o «voluntad de poder». El cuerpo se encuentra en el «entre-dos» de las fuerzas e intenta resistir a trvés de la creación.
   
    El «cuerpo sin órganos» es una producción, a la vez productor y producto. A través de la creación los órganos abandonan sus funciones, el ojo escucha, las orejas ven, el vientre huele y el corazón razona. El cuerpo se encuentra atravesado por flujos deseantes que producen una organización determinada. Pero el organismo se abre en las conexiones, funciona en los límites de los cuerpos, contra los cuerpos que responden a dicha producción. Así, el cuerpo supera el organismo, su organización, hacia un estado activo y afirmativo. Es el cuerpo más allá de la vivencia, la vibración de la vida orgánica que aprisiona la vida. En el arte, la sensación golpea al organismo y rompe los límites de la actividad orgánica, el cuerpo responde a los flujos que lo atraviesan. El «cuerpo sin órganos» se expresa en la vida de manera tal que los órganos en estado de histeria se hacen provisionales a la espera del encuentro con las fuerzas activas. Un almuerzo desnudo en el que al cuerpo le falta el organismo como organización determinada. Los órganos permanecen provisionales en la dimensión intensiva del cuerpo. El cuerpo escapa al organismo así como el cuerpo se escapa por la boca en los cuadros de Bacon.
   

El sentido artístico en Unamuno

  
Podríamos hablar de un «cuerpo sin órganos» en Unamuno en el segundo sentido «artístico» o «creador». Aunque Unamuno apueste, su apuesta permanece en la imposibilidad de elegir, en tanto que para él la estructura fundamental del ser es el ser contradictorio, no podemos elegir entre «o todo o nada». De este modo, el sentimiento trágico de la vida se encuentra ante la imposibilidad de elegir, un carácter trágico de la ontología unamuniana en la que los órganos adquieren nuevas funciones: el corazón invade la razón, toma su lugar y habla de aquel cuerpo que no quiere morir nunca; la razón se encuentra como facultad de sentir ligada a la vida; la pluma que escribe agoniza y afronta todo aquello que no puede ser dicho.  El cuerpo se encuentra como un cuerpo sintiente, como una «inteligencia sentiente», que afronta sus límites.
  
    En Unamuno el corazón se convierte en un órgano que razona, se descentraliza y transforma sus funciones, toma ciertas líneas de fuga como «lenguaje sin organización». En tensión con un cuerpo desorganizado la razón se revaloriza, Unamuno no plantea una crítica total a la razón, sino que en su crítica la razón crece en sus tensiones con una dimensión afectiva y sin centro. Toda esta dimensión afectiva resiste a ser dicha, permanece en el «secreto», lo indecible. «Il faut s'abêtir!»(5) : Unamuno se instala en lo contra-racional para dar cuentas de un cuerpo que agoniza pero que no desespera. Intenta llevarnos por un campo de fantasías no desprovistas de razón fundadas en el sentimiento, algo que no proviene de la razón sino de la vida(6). Una vida contradictoria que nos permite asomarnos al gouffre frente al cual el cuerpo tiembla y se desquicia.
  
    Hay un elemento de estupidez en la actitud unamuniana, habla lo otro de la razón. Se trata de una estupidez admitida, la voz de la razón es la duda que nos conduce al abismo. La razón se disuelve en sí misma cuando intenta auto-justificarse. Quizás Unamuno estaría de acuerdo con aquella afirmación de Zaratustra: «Desde que conozco mejor mi cuerpo - dijo Zaratustra a uno de sus discípulos - el espíritu ya no es para mí más que un modo de expresarse; y todo lo imperecedero - es también sólo un símbolo".»  Pero quizás Unamuno hubiera añadido: «un símbolo necesario».(7)
     

Notas

 
1 - Blaise Pascal, Pensées, Œuvres complètes ,  Bibliothèque de la Pléiade, Gallimard 1954, p. 1221
2 - Deleuze y Guattari, Mille plateaux, Paris, 1980, p. 185.
3 - Antonin Artaud, 1948, p. 84, citado por Gilles Deleuze, Logique du sens, 1969, p. 108,  Minuit, Paris, 1960.
4 - G. Deleuze, Qu'est-ce que la philosophie?, Minuit, Paris, 1991, p. 8
5 - S.T. p. 138
6 - S.T. p. 142
7 - F. Nietzsche, Así habló Zaratustra, «De los poetas »,  Orbis, Barcelona, 1982, p. 169
    

Bibliographie

   
Deleuze, G.
  • (1962) Nietzsche et la philosophie, Presses Universitaires de France, Paris,     2007
  • (1969) Logique du sens, Minuit, Paris, 1969.
  • (1972) et Guattari, L'Anti-OEdipe , Minuit, Paris, 1972.
  • (1980) et Guattari, Mille Plateaux, Minuit, Paris, 1980.
  • (1991) Qu'est-ce que la philosophie?, Minuit, Paris, 1991
  • (2002) Francis Bacon. Logique de la sensation, Éditions du Seuil, Paris, 2002.
  • (2003) Deux régimes de fous , Minuit, Paris, 2003,
  • (2005) Derrames entre el capitalismo y la esquizofrenia, Cactus, Buenos Aires, 2005.
     
Meyer, F.  (1953) L´ontologie de Miguel de Unamuno, Presses Universitaires de France, Paris, 1953.
   
Nietzsche, F. (1885) Ainsi parlait Zarathoustra, Orbis, Barcelona, 1982.
   
Pardo, José Luis,  (2011) El cuerpo sin órganos, Pre-Textos, Madrid ;  2011
   
Sáez Rueda, L.
  • (2001) Movimientos filosóficos actuales, Trotta, Madrid, 2001.
  • (2009) Ser errático, Una ontología crítica de la sociedad , Trotta, Madrid, 2009
    
Sauvagnargues, A. (2006) Deleuze et l'art, Presses Universitaires de France, Paris, 2006.
   
Unamuno, M. : (1912) Del sentimiento trágico de la vida en los hombres y en los pueblos, Alianza     Editorial, Madrid (2003).
   
    

Pour citer ces ressources :

Carlos Benguigui. 06/2012. "¿Un «cuerpo sin órganos» en Unamuno?".
La Clé des Langues (Lyon: ENS LYON/DGESCO). ISSN 2107-7029. Mis à jour le 23 juin 2012.
Consulté le 23 octobre 2014.
Url : http://cle.ens-lyon.fr/espagnol/un-cuerpo-sin-organos-en-unamuno--157604.

Miguel de Unamuno
Cet article
Cet article est également disponible en français :
  
Un « corps sans organes » chez Unamuno?
  
(traduction de Carlos Benguigui et Caroline Bojarski)
Sommaire
Retour à la page d'accueil du dossier
Vida y razón en el pensamiento hispano del siglo XX
 
 
mise à jour le 23 juin 2012
Créé le 23 juin 2012
ISSN 2107-7029
DGESCO Clé des Langues