Accès direct au contenu

 
Recherche
Retour rapide vers l'accueil

Encuentro con Pura López Colomé - presentación

Julia Azaretto
Publié le : 25 mai 2009
 
En un café con Pura López Colomé :

«Yo aprendí a rezar con un soneto».

«¿En qué página de qué diccionario
se esconde la definición de este misterio,
en qué párrafo de qué divina narración,
en qué ficción que aterre
desgañitándose:
hay una gran oscuridad
en el claror de la belleza,
hay oscuridad que encierra,
que bajo el seudónimo de soledad
ha forjado y se ha tragado la llave?
¿En qué canto de pájaro de la antigua Alhambra,
en tonos arábigos, hebraicos y latinos,
de selvas rumorosas
o de grabados a punta seca de altos vuelos
se esconderá el eco de quienes
bordaron su mortaja
a tiempo
a cambio
de una eternidad
plena
de sílabas, diptongos, hiatos?»

In Santo y seña (2007), «Diálogo en las cenizas»


Pura López Colomé, gran poeta mexicana invitada a la Feria del Libro de París, nació en México en 1952 y pasó gran parte de su infancia entre la ciudad de Mérida (Península de Yucatán) y el Distrito Federal. Al llegar la adolescencia, ingresó en un internado religioso en los Estados Unidos en el que empezó a leer a Emily Dickinson -un verdadero espíritu tutelar que la acompaña desde aquellos años-, gracias a una hermana que puso en sus manos un ejemplar de la poeta norteamericana.

Lleva publicados diez libros de poesía: El sueño del cazador (1985), Un cristal en otro (1989), Aurora (1994), Intemperie (1997), Éter es (1999), Música inaudita (2002), Tragaluz de noche (2003), Quimera (2003), Santo y seña (2007), Reliquia (2008). Pura López Colomé se destaca asimismo en el delicado arte de la traducción -del inglés principalmente, pero también del alemán-, por sus versiones de los más grandes poetas del siglo XX: Seamus Heaney, T.S. Eliot, Emily Dickinson, Gertrude Stein, Rainer Maria Rilke, Bertolt Brecht. Su labor fue coronada en 1992 con el Premio Nacional de Traducción de Poesía. Y con Santo y seña ganó el prestigioso Premio Xavier Villaurrutia en el año 2007.

La relación de Pura López Colomé con el lenguaje es tan singular y rigurosa que sus poemas requieren una lectura atenta y exigente. La poesía atraviesa de pies a cabeza a esta genial poeta mexicana. Si la idea de patria tiene algún sentido, en su caso, su patria es el lenguaje. Pura López Colomé está a tal punto impregnada de poesía que durante la entrevista con La Clé des langues recitó sonetos de sor Juana Inés de la Cruz y de fray Miguel de Guevara para ilustrar las ideas a las que aludía.

Aunque haya sido criada en la tradición católica, su fe trasciende los dogmas de los monoteísmos y se encarna en las palabras, en el lenguaje; «divina materia» afirma en el poema «La muerte del beso» del libro Intemperie. Allí trasluce formidablemente lo que su traductor, Stéphane Chaumet, designó durante la presentación del libro con la expresión «misticismo de barro». Excelente metáfora para nombrar la relación de la poeta con lo sagrado. Esto de ninguna manera supone la profanación de lo sagrado. En realidad, es un misticismo que en el mismo movimiento confía y desconfía. No se halla en sus escritos ningún rastro de fe ciega, ya que cuando ésta se hace demasiado presente, la poeta derrumba de un hondazo las certezas incipientes. No idealiza la palabra sino que la venera, la nutre celebrándola, le otorga todo su empeño para encontrar sentido a su vida en particular, y a la de todos en general.

Esta fe en la palabra tiene que ver también con el poder verdaderamente transformador que reviste para la poeta el arte. Las artes en general, la pintura o la música en particular, permiten desarrollar un proceso interno que será durable. «Una vez que tienes los paisajes de Turner dentro de ti, ya nunca podrás verlos de otra manera» afirmó durante la entrevista con La Clé des langues.

El lenguaje aparece como el instrumento adecuado para indagar y escudriñar recuerdos, vivencias que han quedado en la mente de la poeta atrapados en el silencio. Así la palabra se vuelve música, y el sentido visual y sonoro. El sonido puede develar un sentido oculto en cada palabra. Todo esto da cuenta, en definitiva, de la materialidad que posee la palabra para Pura López Colomé. Materialidad que se conjuga con la terapéutica «quise salvarme en esos seres intocables», la poesía como esperanza vital; la poesía: el último rayo de luz que por la rendija de la ventana espera en la oscura habitación.  
 
Acceder a la entrevista
 

 
Pura López Colomé - PLC et Marc Blanchet - Stéphane Chaumet lit PLC
 
 
 


 
 
mise à jour le 22 novembre 2009
Créé le 25 mai 2009
ISSN 2107-7029
DGESCO Clé des Langues