Vous êtes ici : Accueil / Civilisation / Histoire latino-américaine / Conflits et processus de paix / Chile: reseña histórica desde los años 50 hasta el golpe de estado de 1973

Chile: reseña histórica desde los años 50 hasta el golpe de estado de 1973

Par Anne-Marie Molin : Etudiante - Université Lumière Lyon 2
Publié par cbini le 29/04/2011
A principios de los años 50, Chile se encontraba en una gran inestabilidad económica y social que había empezado a desarrollarse en los años 30, fecha en que se sintieron los primeros síntomas de la gran crisis económica mundial de la década, en Chile. El pueblo chileno estaba harto y desilusionado de los políticos, la corrupción y de la incapacidad del gobierno para resolver los urgentes problemas económicos y sociales del país.

A principios de los años 50, Chile se encontraba en una gran inestabilidad económica y social que había empezado a desarrollarse en los años 30, fecha en que se sintieron los primeros síntomas de la gran crisis económica mundial de la década, en Chile. El pueblo chileno estaba harto y desilusionado de los políticos, la corrupción y de la incapacidad del gobierno para resolver los urgentes problemas económicos y sociales del país.  

Fue en 1952 cuando el socialista Salvador Allende se presentó por primera vez a las elecciones presidenciales, frente al candidato independiente ya conocido por los chilenos, el general Ibañez, que parecía ser la solución a los problemas de la política tradicional y que obtuvo la victoria con casi 47% de los votos. Ibañez representaba el caudillo que barrería los vicios y deshonestidades atribuidas a las clases políticas porque, en 1927 durante su primera presidencia había emprendido un vasto plan de obras públicas y se había opuesto a la mayor parte de los políticos quienes conspiraban contra él. Pese al gran triunfo de 1952, Ibañez y su gobierno encontraron grandes dificultades económicas y las medidas que propusieron no contentaron al pueblo.   La decepción que produjo el gobierno de Ibañez dio la victoria en las elecciones presidenciales de 1958, al candidato independista de derecha, Jorge Alessandri, a pesar de haber obtenido sólo el 31,6% de los sufragios frente al 28,9% de Salvador Allende que encabezaba el Frente de Acción Popular (El FRAP, constituido en 1956), alianza de partidos de izquierda, y al 20,7% de Eduardo Frei Montalva, candidato del partido Democratacristiano. Pero en Chile en este momento, y desde 1946, si ninguno de los partidos obtenía la mayoría absoluta, era el Congreso quien elegía al vencedor. Jorge Alessandri, apodado el Paleta, "hombre bueno" en el lenguaje popular, representaba la sobriedad y la anti demagogia, cualidades que el pueblo necesitaba ver encarnadas en su mandatario. Adoptó casi de inmediato medidas para racionalizar la administración pública, equilibrar el presupuesto de la nación y frenar la inflación. De hecho, los resultados fueron bastante relevantes hasta 1961. El Presidente emprendió varias reformas agrarias (más o menos bien aceptadas por los campesinos) y creó las Asociaciones de Ahorro y Préstamo para adquirir viviendas. Hay que subrayar que esas innovaciones estuvieron en gran parte iniciadas por el presidente John. F. Kennedy quien quería ayudar a Latinoamérica a salir de su subdesarrollo evitando los errores cometidos en Cuba.  

A pesar de esos resultados en apariencia positivos, la agitación social se agudizó, debido a las repercusiones de la Guerra Fría y de la inflación siempre creciente (45,3% en 1963). Por otra parte, el crecimiento de la influencia del socialismo de Allende empezaba poco a poco a provocar miedo en los partidos de derecha. Por eso, en las elecciones de 1964, Eduardo Frei, el candidato democratacristiano, aparece como el único capaz de oponerse al FRAP.   La lucha entre Allende, Frei y J. Durán, candidato del Frente Democrático (alianza de los partidos Radical, Liberal y Conservador), es muy estrecha.  Frei recibe entonces, en las elecciones de 1964 todo el apoyo de la derecha, así como el de los Estados-Unidos, y obtiene el 56% de los votos, mientras que Allende recibe un 40%. Eduardo Frei sigue una política reformista moderada en la que se destacan la modernización del aparato estatal, la reforma de la educación y una reforma agraria. Sin  embargo, el gobierno de Frei no llega a controlar la inflación. Las violencias se generalizan en las ciudades más importantes, las huelgas se propagan, y las tomas de terrenos y tierras por los campesinos y los sin casa inician la polarización radical de la sociedad. En 1967, la Demócrata Cristiana (DC) empieza a declinar por las críticas cada vez más fuertes de la izquierda así como de la derecha. En 1969, la crisis se amplifica y deja paso a la casi segura victoria de Allende en las próximas elecciones. Este mismo año, el ala más izquierdista de la DC se separa de ésta y crea el MAPU (Movimiento de Acción Popular Unitaria) y más tarde otro grupo de la DC, también orientado a la izquierda, decide separarse formando la Izquierda Cristiana. Estos dos movimientos junto con los socialistas, los comunistas, y los radicales de izquierda, forman una nueva alianza llamada Unidad Popular (UP) con el fin de llevar a Salvador Allende a la presidencia en las elecciones del 4 de septiembre de 1970.  

El apoyo que recibe Jorge Alessandri (principal candidato de la derecha en esas elecciones) no es suficiente para competir con Allende que obtiene el 36,3% de los votos (Alessandri obtiene el 34,9% y el candidato Demócrata Cristiano, Radomiro Tomic sólo el 27,9%). Sin embargo, como ya se ha dicho anteriormente, cuando no hay mayoría absoluta es el Congreso quien debe elegir cuál de los candidatos asumirá el cargo de presidente. Ahora bien, la costumbre era que el Congreso eligiera al candidato que había obtenido más votos, pero de hecho, como lo subraya Joan Garcés en 1970. La pugna política por la presidencia de Chile (Ed. Universitarias, 1970, p. 30), tenía la posibilidad de elegir a cualquiera de los dos candidatos que obtuviera el mayor porcentaje de los votos. A fin de obtener el acuerdo del Congreso, Allende tiene entonces que firmar un Estatuto de Garantías, asegurando conservar las libertades de enseñanza, prensa, asociación y reunión, y la indemnización legal de todos los bienes expropiados. Después de un mes y medio de reflexiones (y conspiraciones fomentadas por la derecha y la CIA) Salvador Allende es proclamado Presidente de la República de Chile el 24 de octubre de 1970, a pesar de los acontecimientos nocivos para la imagen de la izquierda: el asesinato del general René Schneider, Comandante en Jefe de las F.F.A.A., constitucionalista y fiel a la tradición y que se había comprometido a respetar la decisión parlamentaria. El hecho había sido en un primer momento imputado a los partidarios de izquierda, pero en realidad fue reconocido como un atentado ultraderechista. En consecuencia, la zanja que ya existía entre los movimientos de izquierda y los de derecha, y las diferentes clases sociales, fue aumentándose, a partir de ese momento, sin límites.   En su primer discurso, Allende reseñó el programa que quería seguir durante su mandato, es decir la construcción del socialismo de manera progresiva, gracias a una lucha consciente y organizada en partidos y sindicatos libres, y sobre todo la lucha por la igualdad:

« Para superar progresivamente la división entre chilenos que explotan y chilenos que son explotados [...] Para que cada uno participe de la riqueza de común acuerdo con su trabajo y de modo suficiente para sus necesidades [...] Para reducir las enormes diferencias de remuneraciones por las mismas actividades laborales. »  

 
Pour citer cette ressource :

Anne-Marie Molin, "Chile: reseña histórica desde los años 50 hasta el golpe de estado de 1973", La Clé des Langues [en ligne], Lyon, ENS de LYON/DGESCO (ISSN 2107-7029), avril 2011. Consulté le 20/02/2018. URL: http://cle.ens-lyon.fr/espagnol/civilisation/histoire-latino-americaine/les-conflits-en-amerique-latine/chile-resena-historica-desde-los-anos-50-hasta-el-golpe-de-estado-de-1973